sábado, 26 de febrero de 2011

Prohibir. El verbo que mejor conjuga el Gobierno

Lo de este gobierno que nos está tocando sufrir en España ya es de traca. En su afán de mejorar nuestra calidad de vida, nada mejor que hacerlo en forma de prohibiciones. Ya nos han prohibido el tabaco en los bares, los bollycaos en los colegios, la intervención de los padres en abortos de niñas menores de edad, los toros en Cataluña...y ahora le toca al código de la circulación, reduciendo la velocidad máxima permitida en autovías y autopistas a 110. Eso sí, lo hacen para que ahorremos dinero en gasolina, que está muy cara.

Para ello, nuestros representantes se gastarán la bonita cifra de 250.000 euros en pegatinas, que colocarán en las señales de 120, ya que es una medida provisional. Cifra que, obviamente, se irá viendo incrementada con el paso de las semanas, cuando dichas pegatinas vayan desapareciendo (que estamos en España, señores, y esa es una tentación muy grande...) o se vayan deteriorando.

Como hablar es gratis, el Sr. Rubalcaba, a la sazón futuro jefe de la oposición, ha vaticinado tras frotar su bola de cristal que esta medida nos supondrá a los españolitos de a coche un ahorro de 1.400 millones de euros anuales. Y ni se ha puesto colorado ni nada al realizar dicha afirmación. Y todo ello a pesar de que expertos en la materia, como los representantes de asociaciones como Automovilistas Europeos Aociados (AEA), Comisariado Europeo del Automóvil (CEA) y el Real Automovil Club de España (RACE) han dicho que es una solemne chorrada.

Lo que se esconde detrás de todo esto vuelve a ser el afán recaudatorio de este Gobierno, ya que el número de multas por exceso de velocidad se disparará, y al final no sólo no habrá ahorro, sino que a muchos les tocará rascarse el bolsillo más de lo debido. Y como en España somos así, no han faltado a la cita con la estupidez los ecologistas, que puestos a pedir, pretenden que la reducción sea a 80 km/h., para así contaminar menos y permitir un carril-bus en las carreteras de acceso a las ciudades. Con un par.

Y lo malo es que todavía les queda año y pico para seguir prohibiendo cosas. Ya puestos, podrían prohibir las hamburguesas, que son malas para el colesterol y engordan mucho (ya lo intentaron, pero quién sabe...), el alcohol o los chuches de Rajoy. O, mejor aún, podrían crear una cartilla de racionamiento en la que sólo tengan cabida alimentos básicos y saludables, y regalarnos a cada español una olla arrocera....dónde he oído yo eso?

6 comentarios:

  1. ¿Me quejo por quejarme? ¿Tú crees? Y no he hecho referencia a la subida del IVA, al recorte en las pensiones, a la bajada de sueldo de los funcionarios, al mantenimiento de las pensiones vitalicias de los congresistas, a la desaparición de los 426 euros, a los 5 millones de parados, a la supresión del cheque-bebé....realmente crees que me quejo por quejarme?

    ResponderEliminar
  2. Joder macho, de acuerdo con casi todo lo que dices... pero lo de los toros, (perdón, tortura taurina) ¿No te parece normal que esté prohibida la tortura y el maltrato?

    La tortura taurina debería de estar prohibida en todo el Estado.

    La tauromaquia es un espectáculo aberrante y cruel, apto solo para mentes sádicas y sanguinarias que provoca sufrimiento, dolor, agonía y muerte. Algo así debe de estar prohibido no, prohibidísimo.

    Sólo un sádico disfruta del dolor ajeno.

    ResponderEliminar
  3. Yo también creo que te quejas por quejarte... las prohibiciones que nombras y pones tan horribles no lo son, si no que son racionales y necesarias.

    ¿Ves bien que se torture a los toros? En los demás países está prohibido. ¿Ves bien tener que aguantar el humo del de al lado? Yo no lo veo, y soy fumador. ¿Ves bien incitar a comer comida-basura en colegios? Yo no.

    Creo que exageras muchísimo y te desvirtúas del tema principal, de los 110 km/h, que eso sí que es una tontería supina del Gobierno.

    ResponderEliminar
  4. No voy a entrar ahora en lo que supone la tauromaquia y en la vida de los toros de lidia, que son los animales en cautividad que mejor lo viven (no veo que nadie critique la matanza de cochinillos a las pocas semanas de vida y sin destetar...). El boxeo también es dolor y agonía, y en algún caso, muerte, y son seres humanos los que se enfrentan.

    En cuanto al tabaco, no veo en los bares aquelolos que, no siendo fumadores, dijeron que por fin podrían ir a potear, y sí que veo a mucha gente en la calle tomando su consumición y obligado a salir al exterior, aunque el dueño y único trabajador de un local sea fumador y no le importe que en su local se fume. Ese es el problema...a mí me parece muy, pero que muy bien, que un PROPIETARIO decida que no se fume en su local, pero me parece lamentable que se le OBLIGUE a ello.

    ResponderEliminar
  5. Buenafuente ¿Paco Pérez es tu seudónimo?

    ResponderEliminar